HISTORIA

Crearte, es la historia de un largo oficio, de unos valores y de un saber hacer lleno de esperanzas y sucesiones.

Girona (Catalunya) nunca había sido tierra de tradición tapicera, pero sí tierra de curtidos y piel, y Banyoles un punto importante en este sector. A inicios de los 70, el propietario de una de las empresas de curtidos más importante de la ciudad, desarrolló un nuevo y ambicioso proyecto: fabricar mobiliario tapizado en piel. Tras una larga búsqueda, logró reunir a un grupo de artesanos de diversas procedencias y junto con su materia prima fundó la primera empresa tapicera de mobiliario de alta decoración convirtiéndose no sólo en la  primera si no en la única empresa de la provincia que desarrolló este producto. Así pues, de la noche a la mañana, Banyoles se convirtió en un pueblo de referencia para el mobiliario tapizado estilo inglés, y durante un tiempo situó la ciudad como referente de este producto en diferentes lugares de Europa.

El equipo reunido de maestros artesanos iba formando a los aprendices, y en poco tiempo muchos jóvenes de la zona pasaron de trabajar en las fábricas a desarrollar un oficio.

A finales de los 70 y en pleno rendimiento, la fábrica cerró debido a decisiones internas de carácter económico y en pocos días todos aquellos jóvenes aprendices del oficio se vieron sin trabajo y sin futuro. Fue ahí cuando armados de valor, dos de estos jóvenes tapiceros decidieron continuar con lo que ya habían comenzado, fundando su propia empresa, Crearte, herencia de una de las primeras empresas de ámbito nacional fabricante de mobiliario tapizado de alta decoración.

Años de prosperidad y consolidación de este saber hacer aprendido de los mejores, llevó a Crearte a nuevos mercados, exportando a países como Holanda, Bélgica, Egipto e incluso Japón. A finales de los 80 y motivado por razones de ámbito político-económico, la competencia de los países emergentes comenzó a hacer mella en el seno de la empresa.

A finales de los 90 y tras un período de pocos éxitos, uno de los socios se jubiló, ocupando su lugar uno de los mejores operarios de la empresa. A pesar de la situación, los nuevos gerentes decidieron seguir adelante, desubicar la empresa del centro urbano de Banyoles y consolidarse en un nuevo edificio en la zona industrial.

En esos tiempos de cambio, Crearte, se convirtió en proveedor de grandes marcas, reconocidas a nivel estatal y europeo. Fue una excelente época para la empresa, aunque debido al propio éxito se dejó de lado la estrategia empresarial, y en pocos años Crearte pasó de ser una marca reconocida a un fabricante de marca blanca, sin nombre ni reconocimiento.

Entre 2004 y 2006, todos los distribuidores fueron deslocalizando su producción y en poco tiempo, Crearte vio como su cartera de clientes se reducía considerablemente, y fue aquí, en este punto, donde Crearte volvió a coger las riendas de su propia historia y decidió poner la primera piedra para recuperar el prestigio perdido.

Debido a la gran competencia del mercado nacional e internacional y tras haber puesto en práctica diversas pruebas fallidas con estrategias poco estudiadas, se llegó a la conclusión de que Crearte se tenía que desarrollar en aquellas tareas donde sobresalía, trabajos que nadie quería aceptar, trabajos muy exclusivos y de alta dificultad técnica, trabajos de mucha responsabilidad y a la vez, mucho valor añadido, Crearte entró de lleno en un nuevo sector, el diseño y desarrollo de proyectos especiales. A partir del 2008 e iniciando una red comercial propia, Crearte se fue ubicando dentro grandes proyectos de alto nivel, generalmente proyectos para hoteles de gran reconocimiento y exclusividad, proyectos nacionales y europeos. Crearte se convirtió en una de las empresas insignia en calidad y saber hacer.

Una vez consolidados como fabricantes en proyectos especiales, a principios de 2011 y cediendo a una nostalgia arrastrada, se decidió recuperar todos aquellos modelos que tanto éxito habían llevado, y que realmente eran la esencia de la empresa. Recuperar la identidad y el reconocimiento en un sector olvidado fue una decisión crítica pero a la vez esencial para poder volver a obtener el posicionamiento que se había perdido. En medio del proceso de recuperación y gracias a la visión abierta de Crearte también se creyó oportuno desarrollar nuevos productos con nuevos materiales, productos en concordancia a los tiempos actuales. Fruto de este esfuerzo es el que se presenta hoy en este espacio, es la renovación de una gran marca, es la presentación de CREARTE-COLLECTIONS.

Crearte Collections es la respuesta al paso de las nuevas generaciones, unas colecciones llenas de estilo y carácter y con el saber hacer de la empresa como hilo conductor. Una nueva etapa comienza para Crearte, una etapa de nuevas generaciones, nuevas ideas, profesionales que han heredado las mismas ganas y esperanzas que hicieron que en los años 70 dos tapiceros fundaran la empresa